El Mago Amargo

Parecía estar en una especie de gruta, llena de un aire cálido y seco. Al principio solo había oscuridad y silencio. Más tarde vislumbró lo que podía ser una salida, un punto lejano de luz, y del que llegaba el alegre sonido de unas campanillas. Las campanillas que le anunciaban que ya no estaba en el Reino de Lo Maravilloso.

Cuando uno creaba un Reino, y le ponía esa horterada de nombre, Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.5/5 (2 votes)

Aprende a usar el teclado Dvorak español (y III)

Aquí está la tercera parte del curso.

He hecho un poco de trampa, porque aunque lo iba a publicar a medida que aprendiese, al final aprendí y no colgué la última parte… Un despiste…

Mi consejo es que, una vez podáis hacer todas las lecciones lentamente y conozcáis todas las letras, trabajéis con el KTouch para ir subiendo de velocidad e ir reduciendo errores, y que tratéis de copiar párrafos completos de cualquier libro, artículo, etc. Y, por supuesto, que os lancéis sin pensarlo más a teclear en Dvorak al escribir vuestros correos, entradas de blog, trabajos… Al principio iréis más lentos que de costumbre y será un poco frustrante, pero la comodidad y la fluidez que se obtienen merecen la pena.

Lecciones 13 – 16 – Dvorak español – CarmeNiebieska

Espero que estéis ya tecleando alegremente y sin rastros del síndrome de túnel carpiano 😀

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 5.0/5 (2 votes)

Andrea. Capítulo IX: El caballero.

El caballeroLa voz de la monstruosa Grimelda resuena como un trueno en el silencio del Yermo.
—¡Desgraciada! ¡Esta vez sí me has hecho enfadar!
Andrea mira la horrenda aparición con ojos desorbitados. Recula unos pasos, pero sabe que aunque eche a correr, Grimelda la alcanzaría en dos zancadas. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.5/5 (2 votes)

Andrea. Capítulo VIII: La huida.

Grimelda—No te has terminado toda la cena, querida.
La cabeza pelirroja asoma entre los barrotes.
—Anda, pásame el plato si no vas a comer más.
Andrea, sentada en el rincón junto a la puerta, no hace el más mínimo movimiento. Mantiene la cabeza gacha, de modo que sus cabellos, sucios y revueltos, ocultan su cara y el brillo de sus ojos.
Andrea está en realidad bien atenta a los movimientos de Grimelda. En los últimos tres días la ha estado observando con detenimiento y ha descubierto que Grimelda, como muchas otras brujas, no tiene mesura con su magia y la usa para todo. Y eso tiene un precio. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 3.5/5 (2 votes)
This service has regrettably been disabled. This message is purely being displayed as to not cause any damage to any website connected to this feature.