Andrea. Capítulo IX: El caballero.

El caballeroLa voz de la monstruosa Grimelda resuena como un trueno en el silencio del Yermo.
—¡Desgraciada! ¡Esta vez sí me has hecho enfadar!
Andrea mira la horrenda aparición con ojos desorbitados. Recula unos pasos, pero sabe que aunque eche a correr, Grimelda la alcanzaría en dos zancadas. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.5/5 (2 votes)

Andrea. Capítulo VIII: La huida.

Grimelda—No te has terminado toda la cena, querida.
La cabeza pelirroja asoma entre los barrotes.
—Anda, pásame el plato si no vas a comer más.
Andrea, sentada en el rincón junto a la puerta, no hace el más mínimo movimiento. Mantiene la cabeza gacha, de modo que sus cabellos, sucios y revueltos, ocultan su cara y el brillo de sus ojos.
Andrea está en realidad bien atenta a los movimientos de Grimelda. En los últimos tres días la ha estado observando con detenimiento y ha descubierto que Grimelda, como muchas otras brujas, no tiene mesura con su magia y la usa para todo. Y eso tiene un precio. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 3.5/5 (2 votes)

Aprende a usar el teclado Dvorak español (I)

Hace poco me decidí a hacer el cambio de Qwerty a Dvorak (pinchad aquí para ver la información que tan amablemente ofrece Ignacio Fernández en su página, sobre cómo utilizar Dvorak en windows, linux o mac) pero me encontré con que el programa de mecanografía con el que aprendí Qwerty no me ofrecía un curso que estuviese específicamente diseñado para Dvorak (mucho menos aún para su variante española), y la alternativa que se me ofrecía en el programa KTouch me resultaba tediosa y poco práctica.

Así que decidí armar un curso propio, a medida que voy aprendiendo, tratando de que sea lo más progresivo posible. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.0/5 (4 votes)

La dentellada.

La dentelladaOtra vez. Tengo que ir al baño otra vez. Ya no aguanto más.
Miro a mi alrededor. Todos en el saloncito están atentos a la televisión. Aunque yo no me atrevería jamás a pedirle a nadie que me acompañase.
En el pasillo la luz se diluye poco a poco, y la puerta del distribuidor queda en penumbra. En el baño reina la oscuridad.
Y allí acecha el Lobo. Sé que me espera, como cada noche, agazapado en las tinieblas. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 0.0/5 (0 votes)