Aprende a usar el teclado Dvorak español (I)

Hace poco me decidí a hacer el cambio de Qwerty a Dvorak (pinchad aquí para ver la información que tan amablemente ofrece Ignacio Fernández en su página, sobre cómo utilizar Dvorak en windows, linux o mac) pero me encontré con que el programa de mecanografía con el que aprendí Qwerty no me ofrecía un curso que estuviese específicamente diseñado para Dvorak (mucho menos aún para su variante española), y la alternativa que se me ofrecía en el programa KTouch me resultaba tediosa y poco práctica.

Así que decidí armar un curso propio, a medida que voy aprendiendo, tratando de que sea lo más progresivo posible. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.0/5 (4 votes)

La dentellada.

La dentelladaOtra vez. Tengo que ir al baño otra vez. Ya no aguanto más.
Miro a mi alrededor. Todos en el saloncito están atentos a la televisión. Aunque yo no me atrevería jamás a pedirle a nadie que me acompañase.
En el pasillo la luz se diluye poco a poco, y la puerta del distribuidor queda en penumbra. En el baño reina la oscuridad.
Y allí acecha el Lobo. Sé que me espera, como cada noche, agazapado en las tinieblas. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 0.0/5 (0 votes)

Andrea. Capítulo VII: Grimelda.

GrimeldaAndrea va recuperando poco a poco la conciencia. Lo primero que siente es la dureza del suelo sobre el que yace. Ya no está sobre tierra reseca, sino sobre una superficie uniforme y fría. Trata de moverse, pero sus miembros, agotados, no responden a su voluntad. Suspira resignada y trata de disfrutar de la sensación agradable del sol cayendo sobre sus párpados.
¿Sol? No ha visto el sol desde el día en que se alejó de las fronteras del Reino. Abre los ojos, perpleja, y descubre la cálida esfera brillando a través de los barrotes de una ventana herrumbrosa.
¿Ventana? ¿Barrotes? Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 3.0/5 (1 vote)

Andrea. Capítulo VI: Recuerdos.

RecuerdosCon un doloroso quejido, Andrea se deja caer en el suelo polvoriento. Tumbada, mira con los ojos vidriosos el impasible cielo tormentoso, cada vez más y más oscuro. Hace cuatro días que vaga sin rumbo por el yermo, sin que nada cambie en él. El mismo cielo plomizo, las mismas nubes oscuras, negándose día tras día a dejar caer una sola gota de agua. También el mismo silencio, el mismo vacío, la misma tierra negra y resquebrajada. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 5.0/5 (1 vote)

A grandes males…

A grandes males...Teodoro camina nerviosamente de un lado a otro de la biblioteca, sin descanso. Se puede percibir en él un leve tambaleo, fruto de la elevada cantidad de alcohol que ha ingerido antes de volver a casa. Dar vueltas a la habitación agrava su mareo, pero es incapaz de parar. Tiene un grave problema: sus desastrosas inversiones en bolsa le han llevado a la ruina, y ahora mismo lo único que le queda es la casa. Un antiguo caserón, perdido en el monte, propiedad de su mujer y último vestigio de la antaño augusta familia Silvela. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.0/5 (2 votes)