Atrapada

AtrapadaEscuché un ruido y me escondí en el armario. Tuve que ser rápida, porque apenas había tiempo si no quería ser descubierta. Sabía que no debía estar allí, en aquella habitación. Si me encontraban, estaría muerta en poco tiempo.
Traté de no mover ni un músculo mientras oía acercarse el rumor de aquellos pasos. Oí el clic del interruptor de la luz y luego unos ruidos difusos. Quizás alguien desvistiéndose. Luego, el ruido inconfundible de los muelles de la cama, cuando alguien se sentó sobre ella. Un suspiro. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 5.0/5 (1 vote)

De las injusticias de la vida

De las injusticias de la vidaYa se ha hecho de día. Pleno día. Lo sé aunque hayan dejado las persianas del salón bajadas del todo para que no entre la luz. Se deben creer que soy tonto. Ellos se dicen: “si no ve la luz, pensará que es de noche y nos dejará seguir durmiendo”. Pero para empezar, la luz entra por las rendijas, aunque sea muy poquita. Y vamos, no hay que ser muy listo: si entra luz es porque la hay, y si la hay, es que es de día. Deducción sencilla, ¿no? Y, es más, en el otro lado de la casa, hay unas ventanas sin persiana… Deben ser un poco babiecas, estos dos. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.5/5 (2 votes)