La muerte de Akane

La muerte de AkaneMitch se sacude las migas del pantalón mientras busca con la otra mano el tirador que abre la puerta del coche. Le toca hacer el turno de vigilancia de noche y esto le cabrea bastante.
– No entiendo por qué seguimos haciendo vigilancia si ya han detenido al que mató a la vieja -dice Raúl, su compañero, mientras ambos bajan del coche a estirar las piernas-. Podríamos estar en casa, tomando unas birras y viendo el partido del Celta.
– Cállate, Raúl -Mitch está de muy mal humor.
– Sólo digo que si el tipejo ese está ya en comisaría…
– ¡Que te calles, coño! Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 0.0/5 (0 votes)