Una pandereta suena… (y II)

Una pandereta suenaYa se estaba adormilando cuando le pareció oír un ruido que venía del balcón. Miró por entre los cartones y distinguió una sombra que se movía afuera, entre las macetas. Con el corazón palpitándole con fuerza, se preguntó por qué no habría dado facilidades al ladrón dejando el balcón entreabierto. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.0/5 (1 vote)

Una pandereta suena… (I)

Una pandereta suenaLa despertó el llanto de la vecinita. La pobre niña lloraba y gritaba a pleno pulmón. A través de la pared llegaba a entenderse el motivo: no encontraba su pandereta.
Nuria recordó el escándalo que la niña había montado ayer por la tarde, pandereta en mano y silbato en boca. Dio gracias al cielo por la desaparición del instrumento y saltó de la cama, dispuesta a no llegar tarde al trabajo por tercera vez aquella semana. Hoy, gracias a los lloros de Luisita, se había despertado suficientemente temprano como para ir a pie hasta la tienda, y ahorrarse así el engorro de buscar aparcamiento en el centro. —No hay mal que por bien no venga —pensó. Cuéntame más…

VN:F [1.9.22_1171]
Votaciones: 4.0/5 (2 votes)